SELFIES

La primicia en la TV
será cosa del pasado
cuya forma no promete.
Si ocurriera una explosión
De un boeing siete cuatro siete,
o unos disturbios sangrientos
de ex-soviéticos violentos,
aquí en la plaza central,
resultará que, al final,
el que nos de la noticia
no será un corresposal
joven, guapo y poliglota
de esa manera remota
en la emisora oficial,
sino los “selfies”de miles
que, en el medio de la acción
y al tiempo que ello sucede,
usan métodos sin fallas
y trucos de no acabar:
mostrándose en las pantallas
del canal mas popular
que es una red de billiones
en que los protagonistas
para atraer los “me gusta”
deberán ser creativos
en su misión de informar:
ya que imágenes extrañas,
con arañas o pirañas
o asuntos de esa calaña
ya no serán suficientes
para los televidentes.
Pero para gran fortuna
de los insta-aficionados
en la República Exótica,
donde el caos predomina
de una manera estrambótica,
los mensajes enviados
a velocidad de rayo
son por la cámara, amados
y usan su materia prima,
mostrando por largo rato
el perfecto autoretrato,
que así obtiene, en forma justa
el codiciado “me gusta”
Mimi Selfie de este modo
es la estrella del momento.
Su padre, ruso oligarca,
mucho territorio abarca,
dueño de yatchs y de jets
también hace otros aportes:
con múltiples pasaportes
acceso al eje del mal
y acceso fuera del Eje,
licencia que la protege
y siempre a la ley se ajusta
haciendo que Mimi Selfie
sea quien a todos “les gusta”