Juegos d Guerra

En la era pre digital
que hoy parece tan remota
los chicos se divertían
con los juegos de pelota
y si de eso se aburrían
recreaban complacientes
argumentos de otras fuentes
ya del cine o de la historia…
los juegos de Indios y cowboys
ya sabidas de memoria
y en territorios hispanos
las de “Moros y Cristianos”
En cambio en la conmoción
de las zonas de batalla
hay un juego libanés
no basado en la pantalla
cuyo fin es esta vez,
el de causar destrucción:
Los jugadores eligen
sus milicias preferidas,
construyen fuertes con lego,
según las reglas del juego
y por turno tiran dados
y librados a sus suertes
atacan todos los fuertes
hasta verlos destrozados.
Hay otros adolescentes
que en su obsesión por la guerra
siguen el juego de Risk
que es de conquista global.
Se juega sobre un tablero
con mapa del mundo entero
donde tropas de colores
en acciónes belicosas,
poniendo mucha energía
atacan otras regiones
y así aprenden geografía
y otra enseñanza valiosa
que a sus principios se aferra:
mil maneras de hacer trampa
para ganar en la guerra
En la versión mejicana
el juego de los domingos
podría ser Narcos y Gringos
donde muchos grupos narcos,
formados por varios chicos,
estarían compitiendo
para controlar la merca,
y luego cruzar la cerca
para venderla a los ricos
en forma desenfrenada.
Estos serían los alumnos
de alguna escuela privada,
con maestros vigilantes
montando guardia constante
La guerra contemporánea
ya no es mas como era antes,
lo que hace que aquellos juegos
se hayan vuelto irrelevantes:
El combate ya no es claro
con dos lineas de batalla
buscando el triunfo total….
Pero nuestros jovencitos
Podrían tomar esos juegos
y convertirlos en nuevos
con el espíritu actual…
Algunos adolescentes
podrían poner al corriente
el juego Risk con colores
unido a muchos factores
con sus respectivos usos
azul para Americanos
y rojo para los Rusos
sus tropas apoyarían
a las de otros jugadores
verdes para tiranías
con sus constantes abusos
Negros para los fanáticos
que convertirían a otros
enfrentando los obstáculos
que hubiera en la oposición,
para sumar a sus números
facilitando la acción
Si a un jugador verde o negro
se le perdiera una pieza
por capricho de los dados,
se cambiarían por rosados
-el rol de los refugiados-
que estarían queriendo unirse
a los neo nacionalistas
cuyas piezas amarillas
no andan buscando rencillas
sino ajustando fronteras
para evitar que penetren
los indeseables rosados
Quizás sería bien prudente
No esperar que nuestros niños
usen su imaginación
de manera independiente
Mejor que usen estos juegos
fabricados en la China
con diseño Americano
hechos por control remoto
y así se quedan tranquilos;
y no arman tanto alboroto