Arsat 1

Nerviosa y emocionada
la presidenta Cristina
celebró con un discurso
este gran logro argentino:
El lanzamiento triunfal
del satélite espacial.
Visiblemente orgullosa,
con tono reverencial,
habló con intensidad
por cadena nacional,
pero siempre cautelosa
con una visión en mente:
(su misión electoral
se palpaba en el ambiente)
y en medio de su elegía,
desde la Casa Rosada,
preguntó con ironía
“¿Que es lo que hubiera pasado?
si yo no hubiera ganado
la elección presidencial?
¿Creen acaso que tendríamos
un satélite espacial?”
hubo una muy breve pausa:
…el silencio fué glacial..
………………………………………
Al final de su mandato
el mensaje fué muy claro
ya que a cada candidato
que había dicho con descaro
que de llegar al poder
derogaría muchas leyes
sancionadas hasta ayer,
no vaciló en responder
“el satélite espacial,
no se puede derogar”
elogiando con certeza
la gestión que ella encabeza
y agregó en tono oratorio
que mientras los fondos buitres,
con sus grandes alas negras,
nos querrían embargar,
y la vida de millones
querrían hipotecar,
que otros quieren desde adentro
nuestros sueños anular..
repetimos que el futuro …
con sus alas desplegadas…
“¡no se puede retardar…!
¡Son las alas del progreso…!.
¡de la ciencia!, de la patria!,
¡en momentos importantes!,
¡trascendentes!¡decisivos,
y otros muchos adjetivos!..
¡alas que siguen el curso
de la civilización!”
y así, con gran emoción
finalizó su discurso.
en medio de una ovación,