A Ocupar la Casa Blanca

Este otro Estados Unidos
que creiamos conocer,
nos dejó desconcertados :
La realidad inconfesa
de millones de alienados
nos tomó bien de sorpresa;
la que aspiraba a heredera
de ocupar la casa Blanca,
no lo fué y se vio humillada
tras el último debate
con el notorio magnate.
¡Vaya una mala jugada!
La que fue primera dama
empresaria, senadora
y secretaria de estado,
con fichas a su favor,
vio todo desmoronado
cuando le llego la hora
frente al nuevo opositor.
Medio mundo anonadado,
hay pánico en los mercados…
“¿Que vamos a hacer ahora?”
se escucha en cada emirora
y repite en todos lados.
Así América amanece
a otra cultura política
de caracter delirante,
en que tiene un gran efecto
el mostrar gran sintonía
con el presidente ruso
o insultar a un inmigrante
como si fuera un intruso.
Toda esta modalidad,
con sus prédicas nocturnas,
ajenas a la verdad,
ya fue premiada en las urnas
y con ella se consagra
la gran polarización:
una crisis de temer
de aquel Estados Unidos
que creiamos conocer