En un Banco de Estocolmo

Cuando quise hacer un pago
en un banco escandinavo,
el cajero me informó,
con un tono decisivo
no aceptamos efectivo
agregando displicente
“esto no es el siglo veinte”
“Pero es contante y sonante”
le respondí desafiante
“¡dinero curso legal!”
El me dijo “no es igual”
con su voz condescendiente
“ahora el pago es digital.
Si le causa mucho estrés,
use American Expréss”
No creyendo lo que oía
pense “esto ya es el colmo!.
¿es que el mundo del revés
se ha instalado en Estocolmo?
¿Que insinuaba ese cajero
no aceptando mi dinero?”
y con tono, ya impaciente,
pedí hablar con el gerente,
quien muy pronto me explicó,
con lenguaje de banquero
que un sistema sin dinero
tiene más seguridad
ya que cada transacción
deja el rastro de su acción,
los chantajes se terminan,
no hay asaltos ni ansiedad,
los sobornos se eliminan
de esta nueva realidad
donde nadie evade impuestos,
y los pagos son honestos
porque no hay otra salida…
siguió hablando así el gerente
por un rato muy, muy largo…
(yo:ya casi convencida)
más se olvidó, sin embargo
del crimen de actualidad:
Dentro del gran aparato
del ciber-crimen creciente:
EL ROBO DE IDENTIDAD
y semejante omisión
me hizo dudar de esta opción,
ya que afecta al mundo entero,
así que me fui del banco
sin saludar al cajero.