El Ardid de la Ministra

Para su negociación
sin mayor impedimento,
la ministra pretendía
mayoria en parlamento
a través de una elección,
con lo cual se lograría
un gobierno estable y fuerte,
una frase muy gastada
repetida hasta la muerte.
Ya la apuesta parecía
ser muy lógica y sensata,
no pensó que le saldría
el tiro por la culata…
porque así el electorado,
con su gran desilusión
del ardid de la ministra,
despertó de su letargo
y de pronto se hizo cargo,
de manera no prevista
y votó por otra opción,
lo que dió por resultado
mas ganancia laborista,
cuyo lider tan burlado
por los medios y la gente,
y hasta entonces desdeñado
y llamado incompetente
ganó votos de un tirón
de la juventud naciente:
resultado sorprendente
que dió fin a esta cuestión
Y es así que la ministra
del gobierno estable y fuerte,
tuvo que afrontar su suerte
de manera ineludible,
y optar por la asociación
de un partido incompatible,
con el fin inadmisible
de seguir en su función