estocolmo

Según los Economistas
que protege nuestros bienes,
el destino está jugado,
aunque a veces no conviene;
porque a grandes inversores
la interferencia de estado
les provoca mucho enojo
siendo que los funcionarios,
cambian leyes a su antojo
(y hacen cosas mucho peores
afirman los detractores)
Es esto lo que pasó:
Casi todos los bonistas
se tuvieron que tragar
una extorsión estatal
de aceptar un gran descuento
cuando la otra alternativa
era intentar disputarla
y morirse en el intento.
Pero hubo una minoría
con dinero y con aguante
que respondió con soltura
ahora frente a un tribunal
¡que ridícula postura!”
¡un descaro sin igual!
“Argentina ha de aprender
a no ser tan arrogante
“y a no usar este desplante,
tan contrario a esta gestión
¡que atropello a la razón!
y, sin nada que perder,
la vamos a desplumar
sin ninguna compasión
si no acepta negociar
según las reglas del juego
que acordaron respetar”
Ante este desafío
repetido hasta el hastío
la Argentina no se achica
y redoblando la apuesta
le retruca esta propuesta:
“la sanción de Thomas Griesa
es injusta y no nos gusta”
no la vamos a acatar”
la voz de la la presidenta
resonó en forma cabal:
“no pagaremos la cuenta”
ni aceptaremos la afrenta
y saboreando el instante
siguió hablando, desafiante….
“…no pagaremos la cuenta
…y yo pasaré a la historia
cual líder monumental
y cubriéndome de gloria
me inscribiré en la memoria
con mi presencia triunfal
junto a la masa del pueblo
combatiendo al capital